Tras 87 años de su asesinato, por fin, los restos de Francisco Baptista descansan junto con los de su compañera en el cementerio de Los Remedios de Cartagena

FRANCISCO BAPTISTA: SUS RESTOS RESCATADOS.

Desde las actividades de los primeros tiempos de nuestra asociación se la veía allí: su cabello blanco recogido en un moño y su gesto sereno;
 sentada habitualmente en las primeras filas en las conferencias, debates, presentaciones de libros, homenajes, exposiciones… Nena Baptista en estrecha sintonía con toda aquella persona, con todo aquel colectivo que reivindique Verdad, Justicia y Reparación. Nena Baptista conversando con la investigadora del exilio republicano Victoria Fernández Díaz, cada vez que venía a Cartagena a participar en alguna actividad. Nena Baptista anhelando la recuperación de los restos de su padre y con la pena de que su hermano Pin no viva para recibirlos a su lado.

 

Su padre Francisco era maquinista de cargo en el Juan Sebastián Elcano, que llegó a San Fernando unos días antes del criminal golpe de estado de 1936. Su mujer se encontraba en Galicia con su hijo Francisco (Pin), de 4 años y su hija Mari Carmen (Nena), de 6.
Y en el arsenal de la Carraca se encontraba atracado el buque cuando su comandante, el capitán de navío González-Aller se unió a la sublevación y conminó a sumarse a la dotación del barco.
Francisco Baptista Florenza, con más de quince  miembros de la tripulación se negó a ello y fueron primero internados en el Caserío Ossio para después ser trasladados al Penal Cuatro Torres, en San Fernando. El delito por el que se le detuvo, según figura en la causa 156/1936 fue «Manifestar al comandante que no colaboraría con el Movimiento iniciado».
No llegó a juicio. En la noche del 10 al 11 de octubre de 1936 fue paseado por un grupo de guardia civiles voluntarios junto con otros dos compañeros, Enrique Fernández García y Aquilino Pombo Ríos; fusilados en las tapias del cementerio de S. Fernando y arrojados a una fosa común.
Nena ha acudido a esa fosa a rendir homenaje a su padre del que tan violentamente les apartaron, ha llorado ante la impotencia de no poder reunir sus restos con los de su madre para que puedan reposar juntos; ha perdido a su hermano, que en 2005 publicó en El País una esquela de su padre, que posteriormente se puso en contacto con Victoria Fernández para compartir datos, pero abandonó esta vida sin ver cumplido el anhelo de recuperar sus restos…
Nena habla de esa fosa que parecía condenada al anonimato y que después de la muerte del dictador se valló para preservarla del paso y comenzaron a colocar pequeñas placas con los nombres de los fusilados, incluido el del cura que los asistió (porque asistir a los condenados debía constituir un enorme crimen).
Nena Baptista se llenó de esperanza cuando en 2016 la asociación AMEDE procedió a la apertura de la fosa para la exhumación de los restos y en 2018 les envió las muestras de su ADN para facilitar la identificación.
Cinco años después, el 1 de agosto de 2023 recibió emocionada la noticia de que por fin, 87 años después de su muerte, puede recogerlos y traerlos al cementerio de Los Remedios, en Santa Lucía, para reunirlos con los de su madre.
 Por fin el domingo 19 de noviembre de 2023 tuvo lugar la inhumación de los restos del marino republicano Francisco Baptista Florenza en un acto muy emotivo que fue acompañado por la Asociación Memoria Histórica de Cartagena y de la profesora de chelo en el conservatorio de música de Cartagena, Mª José Martínez García, con una extraordinaria y bellísima actuación.
Un gran dolor mezclado con una enorme alegría; una intensa emoción y una enorme satisfacción… el homenajear a nuestros muertos, el tener un lugar al que dirigirnos para velarlos no es un deseo, es un derecho que a nadie se puede negar.
MHC, noviembre 2023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio