PANTANO DEL CENAJO

 

PANTANO DEL CENAJO

Se enmarca en la política de obras públicas del régimen franquista, del Patronato de Redención de Penas por Trabajo (creado en 1938 por el régimen golpista y que, prácticamente, legalizó el trabajo cuasi-esclavo) y de las empresas adjudicatarias de estas obras públicas (como COVILES, Construcciones Civiles, que luego se convirtió en OBRASCON y más tarde pasó a formar parte del grupo OHL, también formada por la empresa Huarte y Laín, encargada de la construcción del Valle de los Caídos) beneficiadas del trabajo esclavo de la población reclusa, sobre todo de presos republicanos.

Hasta 350 presos de distintos Destacamentos Penales y cárceles cercanas trabajaron en el lugar. En mayo de 1953, 123 de 704 de  presos que integraban los quince Destacamentos Penales franquistas se encontraban trabajando en el pantano. La presencia de reclusos en el Cenajo fue siempre superior a la media nacional, año a año, más incluso que en el Valle de los Caídos durante los años cincuenta. Obra peligrosa, sin medidas de seguridad, donde se usaba dinamita y donde las tareas más difíciles y arriesgadas se reservaban a los presos, y en especial, a los anarquistas.

“La Tumba», como llamaban a la presa, funcionó como enterramiento colectivo similar a las fosas comunes, dentro del modus operandi represivo franquista de ocultar la principal prueba del delito, el cadáver, y claro, de todo esto no hay documento probatorio porque las fuentes oficiales nunca lo reflejan.

El hotel Cenajo (mayo del 2015), un edificio de estética noble y enclavado en un paraje de singular belleza en las inmediaciones del pantano, es donde residió el equipo de arquitectos durante los 20 años que duró la obra”. Mientras, los obreros reclusos vivían en su pabellón, y al igual que sucedió en el Valle de los Caídos, los familiares de los presos que recibían permiso para visitarles, podían alojarse durante unos días en unas casas-cueva con aspecto de chabolas que se construían en un lugar próximo, y de las que sólo quedan las ruinas.

Se echa en falta una mención o recuerdo a lo que sucedió durante la construcción del pantano, En los archivos sí se refleja la presencia de reclusos y la instalación de un destacamento penal en el Cenajo. Sin embargo, en los escritos oficiales de la Confederación Hidrográfica sobre el Cenajo, no se reconocen los trabajos forzados, tan sólo en uno de ellos se dice que puede ser que los hubiera, pero nada más. Si los organismos oficiales ocultan esta historia, las empresas más todavía.

Hotel del Cenajo. Ni una mención a lo que significa el lugar.
Placa retirada que no hace mención a los trabajos de presos ni a las víctimas que sufrieron la represión, incluso la muerte en esta obra.
Last updated on 31/12/2023
104 reads